martes, 30 de octubre de 2012

THE PARTY IS OVER

Roberto Thompson
Foto: Diccionario de la música
paraguaya, de Luis Szarán:
http://www.luisszaran.org/
Hijo de dos conocidos escritores nacionales, la narradora guarambareña de relatos infantiles María Luisa Artecona de Thompson y el periodista y autor de cuentos policiales Roberto Thompson Molinas, y hermano de uno de los muchos hombres injustamente fallecidos en el histórico y vergonzante incendio del supermercado Ycuá Bolaños de Asunción, el guitarrista Roberto Thompson había llegado al final de esta primera década de nuestro siglo golpeado por las secuelas de una embolia cerebral sufrida hacía varios años. Guitarrista incendiario, impactó a muchos músicos más jóvenes que él con sus vibrantes y aceleradas cuerdas en el maxi single de 1988 Brebajes de amor, de su grupo RH+, para muchos paraguayos el primer encuentro con un rock nacional impetuoso e intenso en una época, antes de la caída de Stroessner, en la que dedicarse a estas cosas no era para miedosos. Tipo inquieto, ya desde los años setenta dejó su impronta en numerosos grupos y, como todo buen pionero en una escena incipiente, además de tocar fue un catalizador de muchas amistades y de no pocas ideas, en ese entonces, inéditas localmente. Conectó a su manera el ambiente agobiante del Paraguay estronista con la música contemporánea del resto del planeta. Atrás queda una vida que abarca un sinfín de proyectos de nombres cambiantes y, bajo todos ellos, un propósito que es quizá el de todo artista: narrar la crónica del tiempo que le ha tocado vivir. Temprano por la tarde, a los 59 años de edad, y en forma de un infarto agudo de miocardio, este miércoles pasado, el 24 de octubre, lo sorprendió la muerte. Bájense los pantalones, sáquense los sombreros y arrojen los corpiños, que una guitarra se ha callado para siempre.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tzé, si entrar en la eternidad es cosa jodida, hacerlo nimbado de un comentario como el tuyo hasta puede hacer aparecerla como glamorosa y deseable.

Te nombro, pues, aunque te niegues y retuerzas, mi panegirista oficial. Serás breve, concisa, verosímil pero sólo en los detalles que nadie discutiría.

Yo entraré en Lo Eterno, que se me antoja un poco asfixiante y tóxico, con copia autenticada de tu panegírico.

No sea que las otras errantes almas me lo quieran disputar, y terminen, ante El Eterno, como las verdaderas destinatarias, con glamour prestado. No ! Muy de los grupos de poder kulturosos que conocemos, algunos últimamente dolidos por los cambios operados, pero no, mejor no: mi panegírico firmado por Tzé es y será intransferible.

Ah, de paso. Tu cargo es ad honorem, nomás.

Dama Satán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dama Satán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dama Satán dijo...

Por respetar tu anonimato callo tu "nomen" y te llamo Plubio, oh gran poeta. Pero a cambio de tan gran honor, ya que yo siempre huyo de los honores, exijo que partamos a ese viaje lo bastante próximos para que me guíes por esas mismas regiones, cuando lleguemos a ellas, por las que guiaste en otra vida al Dante, V., mi inconfundible amigo ;)

Anónimo dijo...

Extraños brebajes hay pero agradables a los de paladar animoso! Que pudiéramos saborear oh Tzé este fin de semana. Espero tus coordenadas vía FB . Y nos chupamos, morigerada pero profesionalmente, la parte de Realidad que quiere pero no podrá contenernos, nunca!

Dama Satán dijo...

Como los auténticos profesionales que somos se hará! Paso a las coordenadas del fcbk ahora mismo =)