miércoles, 16 de julio de 2014

MATHESIS UNIVERSALIS



Dama Satán y Montserrat Álvarez te dicen: Citizen Kane no es política, sino matemática






Primera vez que la veo completa, de cabo a rabo. Así que desde hoy ya sé al fin de lo que se habla al mencionarla. Y no es política, sino matemática, en el sentido verdadero, es decir, "necesario", f-a-t-a-l, de la matemática; o, si lo prefieren, es política, pero no del modo que se suele creer que lo es, porque es más bien la metafísica de la política: no trata del poder como fenómeno histórico ante todo ni solamente: trata de su enigmático inconsciente, y, en elegante conexión con esto, trata del tiempo en el aspecto más pitagórico, más trágico y más lógico del tiempo, de ese aspecto del tiempo que cifra las paradojas del arbitrio, entendiendo, claro está, por arbitrio cierto supuesto de una presunta libertad que nutre el sueño de un edén anterior a todas las elecciones que "después" aprisionan al individuo con un "destino", un edén que se concibe como anterior a toda decisión, como una suerte de espacio libre donde palpita la posibilidad en estado puro, un espacio cuya existencia extramental no es demostrable y que por ello la nostalgia puede situar a su capricho en cualquier momento y lugar, en cualquier punto de la autobiografía: aquel día de nevada, por ejemplo, en el que uno abandona o pierde su trineo, porque ese trineo, así lo creerá uno toda su vida, era su libertad; lo creerá incluso aunque la libertad sea un imposible; lo creerá, por supuesto, incluso aunque jamás haya existido. "Adolece de gigantismo, de pedantería, de tedio. No es inteligente: es genial, en el sentido más nocturno y más alemán de esta mala palabra", o algo muy semejante (lo cito en este momento de memoria, disculpen) dijo Borges, según acabo de leerlo hace un par de horas, al inicio de la proyección, en algún punto del DVD; tiene razón, como siempre.




Jorge Luis Borges te dice: (Cittizen Kane) No es inteligente: es genial, en el sentido más nocturno y más alemán de esta mala palabra



9 comentarios:

Otilia Heimat dijo...

Me atrevo a sospechar, sin embargo, que Citizen Kane perdurará como "perduran" ciertos films de Griffith o de Pudovkin, cuyo valor histórico nadie niega, pero que nadie se resigna a rever. Adolece de gigantismo, de pedantería, de tedio. No es inteligente, es genial: en el sentido más nocturno y más alemán de esta mala palabra.
Jorge Luis Borges - Revista Sur Nº 83, agosto de 1941.-
El Ciudadano

Montserrat Álvarez dijo...

Ídola! Gracias mil, Otilia Heimat =)

Montserrat Álvarez dijo...

En 1941: el año en que se estrenó la peli. La puntería esa maldita de Borges, jajá; nunca tuvo nada de ciego

saynomoreglass dijo...

Y tu comentario es igual de certero, Montse!! Uff, una barbaridad Welles, has visto Sed de mal, la de los Ambersons, El extraño?? Obras maestras que te hacen preguntarte qué demonios es todo eso otro que uno ve en la pantalla, son fuego puro. Lindo post!!

PD : Ya te escribo para lo otro, Montse, quiero que algunas cosas sean lo suficientemente seguras para quedar como se debe, te mando un abrazote!!

Montserrat Álvarez dijo...

Los magníficos Ambersons, ¿verdad? La vi hace como 10 años y quisiera volver a verla =D

Montserrat Álvarez dijo...

Solo la vi esa vez, por cable, je

saynomoreglass dijo...

Sí, esa es, tiene un monólogo brutal sobre la vida, la muerte, el sol que declina, algo así, de cara al espectador y directo a los ojos, ¿lo recuerdas?, ¿cómo es posible que ya no se vean artistas así, de raza, que no tengan miedo de meterse con las cosas que en verdad vale la pena meterse?? Caray, Bergman poniendo imágenes reales de un monje bonzo en Persona y que la ficción (nada menos que un salto a los abismos del ser) no se resienta por ello ni le tiemble la mano al director; Rossellini filmando casi sin guión a Ingrid Bergman en Viaje a Italia y haciendo casi casi metafísica de las emociones solo siguiéndola; Godard en Número Dos sacándole la mierda a todos los supuestos metafísicos de su época y diciendo las cosas que hay que decir cuando y donde hay que decirlas, uff, tamaña herencia que pasa como agua en los cines de ahora (ni Haneke,ni el coreano loco famoso, ni nadie está a esa altura, salvo quizá Malick, el del ärbol de la vida). Me emocioné!! Jaja, Montse, tienes que ver Touch of evil!! Recomendadísima, te va a hacer trepar por las paredes!!

javier solis dijo...

Las palabras de Borges me parecen ambiguas, quisiera leer todo el texto, tu post barbaro, como siempre, la peli yo si la puedo rever toda la vida,no me resigno a no hacerlo,diga Borges lo que diga
PD. Los Ambersons son una deuda que tengo,nunca la llague a ver

javier solis dijo...

Las palabras de Borges me parecen ambiguas, quisiera leer todo el texto, tu post barbaro, como siempre, la peli yo si la puedo rever toda la vida,no me resigno a no hacerlo,diga Borges lo que diga
PD. Los Ambersons son una deuda que tengo,nunca la llague a ver