viernes, 7 de junio de 2013

THE DARK SIDE OF A BLOODY MARY POPPINS



Vivió sola y murió (en el año 2009, a los 83 tacos) también en la soledad más absoluta y casi en la indigencia, después de haber atravesado la ciudad sin tregua en busca de su propio rostro en su sombra y en su reflejo en los muros y en los suelos y en las vidrieras y en los espejos de sus miles de autorretratos y de haberse perseguido a sí misma en los muchos rostros de los otros y en las innumerables imágenes del mundo, y toda su obra fue encontrada póstumamente, hace poco, por mero y feliz azar.


Baño de Vivian Maier, Chicago, 1956

Autorretrato de Vivian Maier

Autorretrato de Vivian Maier

Autorretrato de Vivian Maier

Fotografía, Vivian Maier

Autorretrato de Vivian Maier

Fotografía, Vivian Maier


Es una historia tan buena que merecería ser falsa. Uno de los secretos mejor guardados del extinto siglo XX. Vivian Maier. La niñera que ocultaba un tesoro en el cuarto de servicio.

3 comentarios:

Thomas Canet dijo...

No la conocía, gracias por el descubrimiento!
Me ha traído a la memoria un libro que leí sobre el graffiti newyorkino en los 70 - 80. Todos los escritores coincidían en que el rey de la ciudad (título que los escritores de graffiti dan al escritor cuyo nombre aparecía más veces escrito en los muros de la ciudad) era un tal "Pray". Su nombre estaba en paredes de todos los barrios, cabinas telefónicas y trenes...
Nadie lo conocía realmente, y los pocos que llegaron a intuirlo vieron que se trataba de una viejecita muy mayor, que con un pequeño rotulador iba autografiando allí por donde pasaba.
Toda una lección. A ver si alguien la descubre también y la eleva a los altares del arte!

Montserrat Álvarez dijo...

Me gusta esa viejecita que desmiente nuestra fatua y petulante y egoísta y desconsiderada e injusta iconografía artística-intelectual-rara-pero-sexy-con anteojos-botella-y-cigarrillo-flaca-y-misteriosa-y-de-preferencia-adicta-a-alguna-cosa. Bien merecido se lo tiene nuestra pretenciosa y tonta imposición de "cómo tiene que ser y verse la gente interesante". Aguante la vieja grafitera, k%$/·, bien ahí por esa valiente.

Montserrat Álvarez dijo...

A la viejecita que menciona Thomas Canet en el comentario previo alude el mío. "Pray", o como fuere su verdadero nombre.