domingo, 21 de abril de 2013

PARAGUAY



Hay gente que no comprende qué le podés ver a Paraguay. Pero es que, fuera de lo espantoso que resulta para uno en la práctica, como postulado teórico resulta tan improbable que fascina. ¿En qué otro país puedes ver una campaña electoral como esta, donde Cartes acusa a los hijos del actual presidente (¡un golpistaaa! –es que es desternillante) de "coimeros", para que el mandatario en cuestión replique que seguro dijo eso en pedo, y Alegre, el candidato liberal, profiera esta delicia: "Encima de narco, llorón"? Y luego, como si nada, se pase a otras cosas, que, como dijo a esta reportera un buenazo y pacifista dirigente colorado, "¿Para qué vamos a ponernos argeles y empezar a discutir y pelear entre todos cuando lo que hay que hacer ahora es comprar votos?" Perdonen el fanatismo, pero ni un dadaísta podría diseñar tan desopilante país. ¿En qué otro lugar del orbe que no sea Paraguay vamos a tener a un acusado de narcotráfico como candidato a la presidencia? ¿Dónde? No, este país es un trip lisérgico de lo mejor. Y paren de decir que aquí los presidentes o los expresidentes son unos calentones, que no todos lo son: algunos se limitan a traficar con drogas o a matar de hambre al rollo (aunque tampoco es cierto que lo maten siempre de hambre: a veces utilizan métodos más directos). Nada, que “Tras cuernos, palos”: primero un golpe y después un narco. Paraguay no ganará las olimpiadas, pero a los récord Guinness seguro entramos. Es que ahí está lo "nietzcheano" de Paraguay, en que hay algunos que actúan como si estuvieran "más allá del Bien y del Mal". Y lo peor es que parece que lo están, en efecto. Si no me creen, vayan a decirle que no lo está al macho alfa de alguna horda de sojeros o latifundistas, al espalda plateada de una horda de grandes empresarios paraguayos. Porque, a menos que me tome tres petacas de caña, ni yo me animo. Menos temor tengo que superar para ir a darle un par de bifes a Darth Vader. Y, ahora que lo menciono, quizá votar por Darth Vader no sería la peor decisión. De hecho, lector: Vota hoy por Darth Vader. Si nos vamos a ir a la m***, que al menos sea con “glamur” y por una alfombra roja. Entre un infierno con buena banda sonora y buen guión y el infierno colorado, que, aparte de infernal, es el más vairo y más valle de la historia, elijamos el primero. 

Darth Vader


2 comentarios:

Charles Da Ponte dijo...

Cuando llegué a "espalda plateada" ya fue demasiado. Tuve que ir a traer un mapamundi (porque google earth ya es muy demasiado racional para la realidad descrita)a ver dónde tengo alguna posibilidad de mudar mi decrépito trasero para que, al menos, se me explote y desprecie con estilo. ¡Darth Vader (que no es pariente de Bader Rachid)para presidente 2018, caracho!

Dama Satán dijo...

Ay, sir Charles, totalmente, solo que falta tanto (sniff. sollozo, buaah) hpara el 2018! Después del autogol ciudadano de ayer, llegar nos va a resultar todavía más difícil. Pero haremos el intento, ¡por Luzbel! ¡Que la fuerza nos acompañe!