miércoles, 2 de enero de 2013

GRANDES COSAS VEREMOS, III


GRANDES COSAS VEREMOS, III

DIVINE FITS 

¿Te suena? ¿O ni siquiera lo escuchaste en tu fiesta de Año Nuevo? (¿Si pasaste el Año Nuevo en Paraguay, al menos? No lo he podido constatar aún en los demás países, aunque dudo que haya mucha diferencia.) ¿Ni tampoco escuchaste ahí lo antes posteado bajo el título GRANDES COSAS VEREMOS en esta recensión del 2012, por supuesto? 

Es que la gente no solo no sabe a veces qué escribir ni que tocar o componer o cantar, sino que tampoco sabe qué leer ni qué escuchar. Oscilamos entre una audiencia musicalmente impúber que se agita al vaivén de los hilos de la industria y se prende a novedades entre las que no discierne qué es efímero y qué no, y una audiencia de treintañeros desfasados que se han quedado para siempre en los noventas. En última instancia, la "música", stricto sensu, no les importa tanto a los unos ni a los otros como la sensación de "pertenecer a algo", a algún grupo de personas con experiencias y gustos en común, tanto si se trata de brit pop como si se trata de cumbia villera. 

Lo cual es una tendencia humana que yo nunca he sentido, pero que tampoco tengo por qué censurar. Salvo, claro, por el hecho de que no creo que tenga nada que ver con el arte. 

A fines de agosto de 2012 salió A Thing Called Divine Fits, el debut del grupo Divine Fits, de Britt Daniel (Spoon) y Dan Boeckner (Wolf Parade). El 2012 se cierra abriendo de par en par y de un buen golpe esta nueva puerta que no tiene aún tanto tiempo de vida como para saber si durará pero que sí ha nacido tan de pie como para desearlo con locura. Si la lógica tuviera músculos y pudiera sonar, lo haría con esta perfección de potencia arrolladora, incontestable como un silogismo, ruda droga de la carne y las neuronas; en una palabra: rock. 







Wellywellywell. It would sharpen you up and make you ready for a bit of the old ultra-violence. Come with Dama Satan and hear all proper, O my droogs! Hear angel trumpets and devil trombones. You are invited! O sea, haced click abajo y alzad el volumen:



 



Sí, sencillamente: ROCK. Rock nuevo y recién hecho, música para monstruos. Allí está. ¡Y que se quede!

Go ahead, 2013. Salud, my droogs. For all tomorrow parties.



4 comentarios:

charles dijo...

¿Vio usted cuando muerde una empanada y el aire que sale te despeina mientras uno intenta que el único pedazo de carne no se escape volando? Bueno da gusto encontrar qué morder después de la dentellada inaugural. Excelente pop,sólido en su construcción cuando saca guitarras y con detalles de teclado totalmente agradecibles.

charles dijo...

Gracias, por cierto, ni ahí los conocía.

Dama Satán dijo...

Le entiendo en esa violenta figura culinaria, porque en mi fiesta ideal de GOOD BYE & ZENKYU 2012, después de, por ejemplo, tres minutos de silencio de tumba y varios de walkirias wagnerianas con ritmo de hélices y de metralletas, esto habría sido el hongo mágico, el polvo selecto, el golpe loco, el plato fuerte, el tonel de ajenjo: el hallazgo que llegó y que hay que celebrar como conjuro a ver si así se queda
Seee, una de esas empanadas bomba que explotan de golpe y te vuelan el mate

Dama Satán dijo...

Gracias a usted por decirlo ---ya sabe, siempre uno hincha los pulmones cual gallito y despliega cual pavo real las plumas cuando un amigo dice "conocí a tal escritor / grupo / poeta / músico /filósofo gracias a (nombre del engallado y pavoneante magallanes, jejejéé)

pd. escuchando ahora links por ud. enviados. seguimos en contacto y en plena exploración de crítica cool-tural